Hoy en día la energía es un indicador clave para empresas y organizaciones: ahorrar energía significa ahorrar costes y para ello las nuevas tecnologías están impulsando una nueva Revolución Industrial. El mantenimiento no se queda atrás y la Digitalización de las empresas ofrece la oportunidad de mejorar la competitividad y sostenibilidad.

Para las empresas que buscan contribuir a un desarrollo realmente sostenible la reducción del consumo de energía debe ser una prioridad. El potencial de ahorro energético de las nuevas tecnologías y la innovación aplicada al mundo del mantenimiento son grandes oportunidades.

La innovación nos da la oportunidad de reducir el consumo energético que puede llegar a suponer a corto plazo un factor competitivo diferencial. El primer paso en la aplicación de tecnologías de mantenimiento es la optimización de procesos, recursos y energía para posteriormente llegar al análisis de datos y el Internet de las cosas.

Lo que necesita una empresa actual para ser más competitiva es impulsar un mantenimiento más digital que priorice la eficiencia energética y el ahorro.